Navigation Menu+

La falda lápiz! Entre la moda y la sensualidad

Publicado Apr 24, 2013 por en Estilo, Ropa, Tendencias | 0 comentarios

e5932113fc113b175c45bec6bc7f3407

Se dice que la falda lápiz es la prenda de las mujeres seguras de si mismas. Lanzada por Christian Dior en 1954 cuando propuso la silueta H, para reinventarse y dejar atrás los grandes volúmenes del “New look” que para ese momento ya todos copiaban. La falta tubo o lápiz, era ajustada y con un largo que no solo hacía ver más estilizadas a las mujeres, sino que  generaba el efecto visual de hacer ver las caderas más proporcionadas con los hombros.

En su momento esta faldas fue una prenda de última moda y hoy en día es sin duda un básico del guardarropa femenino. Desde su creación, la falda tubo fue un boom y tuvo gran aceptación entre las mujeres, no solo por sus propiedades estilizadoras, sino por su sensualidad; su forma de ceñirse al cuerpo y resaltar las caderas la hicieron convertirse en la reina también ante los ojos de los hombres.

La falda tubo, es una de esas prendas hechas para celebrar la feminidad y presumir una silueta armoniosa; puede usarse para ocasiones casuales como ir a la oficina o más formales como un coctel; incluso en varias ocasiones la hemos visto en materiales como el denim, sacándola a contextos más urbanos en informales, donde con los acompañantes (prendas y accesorios) puede funcionar perfectamente para lograr un look muy trendy.

Hay faldas lápiz de todas las alturas, pero las más glamurosas sin duda son las que tienen alturas desde unos pocos (muy pocos) centímetros arriba de la rodilla hacia abajo y por esta razón siempre deben ir acompañadas de tacones, preferiblemente  puntillas, sin importar altura de ellos; ya que estos ayudan a hacer la posición del cuerpo más femenina y resaltar sus formas; además si pensamos en una falda tubo, a la rodilla o por debajo de ella con bailarinas podríamos lucir un poco como evangelizadoras, si no somos poseedoras de una gran estatura. (Y que conste no tengo nada en contra de ninguna religión, pero sinceramente algunas de sus costumbres no están diseñadas, ni tienen porque estarlo, para ser sensuales o tener estilo).

Tips para llevar con estilo una falda lápiz

Muchas pensarán que las mujeres de caderas anchas no deben usarlas, por el contrario, las faldas tubo favorecen a casi todos los tipo de cuerpos, y si no lo creen miren a Dita Von Teese, la pin up más famosa del mundo, una mujer de curvas pronunciadas que por supuesto descubrió el poder estilizador de ésta falda.

Para la oficina, las faldas tubo son ideales. Para ambientes o trabajos que impliquen mayor seriedad en el vestuario, las negras o a rayas, simulando un suit de pantalón y blazers son las más adecuadas; para los demás trabajos se valen con flores, estampados o colores vibrantes; lo importante es que no superen los 5 cm arriba de la rodilla y que se combinen con otras prendas y accesorios que las hagan lucir sobrias y elegantes.

El accesorio más adecuado para lucir junto a una falda lápiz, además de unos buenos tacones, es un bolso pequeño o de mano, éste sin duda resaltará aún más la feminidad de esta prenda.

Las mujeres de caderas estrechas, pueden aprovecharse de su condición para usar faldas tubo con texturas 3D como flores, escamas, brocados o lentejuelas; este tipo de texturas agregarán física y visualmente volumen a las caderas y por ende éstas se verán más compensadas y armónicas con respecto a los hombros.

Si te consideras una fashionista de tiempo completo una falda lápiz de cuero no puede faltar en tu guardarropa. Es sin duda una prenda con connotaciones tanto de fuerza y rebeldía, como de sensualidad hasta el extremo del fetiche.

Para lograr un look con aires vanguardistas, no dudes en combinar la falda lápiz con piezas XXL en la parte superior de tu cuerpo, que rompan la armonía de las formas y llamen la atención.

Te animas a usar una falda lapiz?

Si se trata de estar a la moda, no dudes en tener a la mano las últimas prendas y accesorios para lucir siempre chic.

 

Acerca de este escritor: Tatiana Moreno